sábado, 21 de marzo de 2009

RESURGE BRUTALMENTE LA VIOLENCIA EN NOGALES

* 3 ejecutados; 2 entamalados

JESUS JAVIER APODACA ALMANZAR

Redacción/NUEVO DIA

H. NOGALES.- Con un narcomensaje que decía “por andar de bajadores”, fueron encontrados dos personas sin vida, envueltos en una cobija cada uno y con aparentes huellas de tortura y amarrados con cinta tipo canela y gris, sobre el camino a la Unison.
A las 21:00 horas de ayer las autoridades tuvieron conocimiento, mediante una llamada anónima, en el sentido que les indicaba que en el camino a la Unison, habían tirado dos bultos que parecían ser los cuerpos de dos personas.
Los agentes se trasladaron al área de la citada escuela y como a quinientos metros, en la parte posterior de las instalaciones del Cobach, se localizaron dos cuerpos envueltos en cobijas.
Las dos personas, hasta ayer desconocidas, estaban descalzas, con huellas de tortura y cada cuerpo tenía un narcomensaje con el mismo recado, se dijo en el lugar de los hechos.
Los agentes inmediatamente acordonaron la zona para evitar que se contaminara el área y así facilitar a las autoridades correspondientes hacer un trabajo de peritaje en la zona.
Se desconoce la identidad de los asesinos, así como los nombres de las dos personas que fueron encontradas sin vida.
Aunque en la agencia del ministerio público del fuero común, existen reportes de personas desaparecidas, las autoridades mantienen total hermetismo en relación a estos casos, por lo que posiblemente será hasta mañana que se conozca los nombres de los ejecutados.
POR OTRA PARTE
Por una deuda de dinero producto de las drogas, fue ejecutado dentro de su propio domicilio un residente de la colonia Villa Sonora de varios impactos de bala, pero alcanzó a llegar a un hospital con vida, donde murió minutos después.
Pese a que el residente de la colonia antes señalada suplicó por su vida ante los sicarios, a cambio de pagarles una fuerte suma de dinero que les debía, al parecer producto del narcotráfico, los gatilleros dispararon sus armas en repetidas ocasiones.
Se dijo en el lugar de los hechos que Jesús Javier Apodaca Almanzar, había recibido nueve impactos de bala, tres de ellos mortales, al incrustárseles en el pecho y el resto de las ojivas en diferentes partes del cuerpo, pero al interior del Semeson informaron que fueron cinco las heridas.
Trascendió que pese al reclamo por su vida ante el par de sicarios, estos últimos, de quienes se ignora su identidad, hicieron caso omiso de las palabras de su víctima y de esta manera cobraron una deuda entre ellos.
Al parecer los desconocidos, un mes atrás aproximadamente, visitaron a Jesús Javier Apodaca para que saldara una deuda que tenía pendiente, pero una vez que el dinero no fue cubierto, lo pagó con su vida, esto según las pesquisas de las autoridades.
A las 16:30 los mandos se trasladaron hasta la colonia antes mencionada, porque les reportaron que en la calle Cóndor, número 21, desconocidos habían disparado sus armas cortas contra un residente.
El lesionado fue trasladado urgentemente en una ambulancia al Hospital Básico de Nogales, en condición grave y aunque los médicos lucharon por rescatarlo de las “garras” de la muerte, el infortunado falleció en el quirófano, minutos después de haber ingresado.